martes, 15 de septiembre de 2009

En ocasiones la vida es irónica

Después de dos semanas de relativa tranquilidad en la que me he tomado tiempo para empezar a conocer a la gente y ver como está todo organizado ha llegado la hora de pasar a la acción y empezar a trabajar en serio, porque no se trata de llegar nueva y empezar a revolverlo y a cambiarlo todo.

Mi nuevo jefe me ha dicho que me iba a llamar el director de una de las empresas de grupo que más ayuda necesita para modernizar su empresa y modificar su estructura para que pueda ser competitiva en la situación actual y además respetuosa con los empleados y con el medio ambiente.

Trina el teléfono.

Tiripipí Tiripipí.

- Pecorilla, el director General de SlaverCorp pregunta por ti. - Me anuncia la telefonista.
- Pásamelo.
- Le tienes en la linea dos.
- ¡Gracias!

- Buenos días. ¡Digamé!
- Quiero concertar una reunión con el nuevo responsable de optimización y gestión de recursos.
- Esta semana tengo la agenda libre. ¿Le parece bien mañana a las nueve?
- Estupendamente. Por cierto, me suena mucho tu voz. ¿Nos conocemos de algo?
- Puede ser que hayamos coincidido en un par de ocasiones, Torobufador.
- ¡Arghhh! ¡No puede ser! Pecorilla Descastada. - buf.
- La misma.
- buf - Se supone que tú... buf
- Si, que me habías despedido, ya.
- buf (respira sofocado) - Esta broma no tienen ninguna gracia.
- Juaa Jaaa Ja Ja (risa malévola)
- ¡Ninguna gracia!
- Ja ja ja.
- ¡Jo!, ¡Para ya!

- Mañana a las nueve en mi despacho.
- Buf.
- Lo tomo por un si.

Clic.

Y es que la vida es irónica. Quien nos iba a decir a Torobufador y a mi que en lugar de ser yo su subordinada ahora sería la asesora a quien tiene que escuchar. Llamadlo karma, equilibrio cósmico, castigo divino o como os dé la gana.

En cualquier caso la situación actual promete muchos ratos de diversión en potencia.

9 comentarios:

  1. Rectificación: La vida siempre es irónica, sólo que en ocasiones la ironía es tan sutil que no sabemos que es una ironía.

    Me encantan estas ironías.

    Un saludo, a ver si te ocurren más ironías como esta, que me parecen muy divertidas.

    ResponderEliminar
  2. Joajoajoajoajoajoajoa XDDDDD

    Adoro las ironías de la vida. Ésas que te dejan una sonrisa de oreja a oreja ;D
    Un saludo,
    Deprisa

    ResponderEliminar
  3. qué buenoooo jajajajajjaaj
    La vida nos da estos momentos que hacen que merezca la pena otros jijiji

    Biquiños!

    ResponderEliminar
  4. Este es uno de los sueños de mucha gente. Algunos se alivian de no poderlo cumplir escribiendo historias donde pasa (Dante con la divina comedia, Cadalaso...) pero algunas veces por mérito y suerte se cumple lo que a muchos nos gustaría que pasara en nuestros trabajos.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  5. Hola¡
    Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    tatiana.

    ResponderEliminar
  6. jajaja.... Es maravilloso que la vida te pille alguna vez en el "lado bueno" de la historia...

    yo viví una de esas en carne propia y... es genial...

    te apunto...

    ResponderEliminar
  7. y? En qué quedó?
    Cai de lanada en este blog y me muero de risa!!!!
    Por favor, actualiza!!!
    Saludos,
    e.

    ResponderEliminar
  8. la vida te da sorpresasssss, me gusta mas tu color rosa que el mio verde...como se cambiaaaa????

    ResponderEliminar

A las pecorillas nos gustan los cotilleos y la polémica, así que nútreme con tu opinión.