jueves, 21 de mayo de 2009

Tráfico de influencias

Durante la comida con Anita (ex) Cara de Culo me enteré que hace más o menos un año ha estado trabajando en ChuliCorp, el mayor competidor de la empresa en la que trabajo. Los directivos de una y otra empresa se odian, pero quienes de verdad incitan a la guerra por ambas partes son los respectivos departamentos de comunicación e imagen de cada una.

Siempre que publican estadísticas lo hacen de manera parcial. En los comunicados siempre pone cada uno el dato en el que quedan primeros. Si una empresa factura más dinero pues ponen "primeros en facturación" aunque el beneficio neto sea menor, o "tenemos más clientes", aunque sean cuentas más pequeñas.

Pero a los directivos les encanta contratar gente de ChuliCorp. Piensan que pueden conseguir secretos industriales de la competencia contratando a sus ex-trabajadores, o que les dará rabia ver que ellos si tienen trabajo o saben ver la capacidad para sus ex-trabajadores, lo cual es una sandez, pero es un punto para la Cara de Culo.

En fin, hablando con ella y de quien podía recomendarle de allí me ha dado un par de nombres de personas relativamente bien posicionadas que le conocen y que le pueden dejar en buen lugar. Ayer  he estado toda la tarde pensando en quien conozco que conozca a alguien de ChuliCorp y se lleve bien con esas personas.

Así es como me he acordado de Gafasdebúho, uno de los informáticos, compañero de Babuínosonriente, solo que a diferencia de él este no sonríe todo el tiempo. El tema es que Gafasdebúho es sabe quien es quien en Chulicorp porque antes trabajaba allí y además montó varios de los sistemas que usan ellos. Ahora solo hace falta que decida ayudarme, aunque para eso me tendré que esforzar, ya que Gafasdebúho sabe de que pasta estoy hecha y no le cae bien la gente como yo.

Es aquí donde entra Babuínosonriente, solo que él aún no lo sabe, pero lo sabrá antes de que regresemos de tomarnos el café.

Por cierto, por allí viene, así que no me extiendo más.

¡Tendréis más noticias mías!

2 comentarios:

  1. Madre! Qué urdimbre! A eso se llama saber mover los hilos...

    ResponderEliminar
  2. La cosa está en marcha. ¿Hasta donde seré capaz de llegar?

    ResponderEliminar

A las pecorillas nos gustan los cotilleos y la polémica, así que nútreme con tu opinión.